A fin de prevenir los riesgos de contaminación interna y externa derivados de la pérdida de hermeticidad o del funcionamiento deficiente del sistema de ventilación mecánica se deben llevar a cabo a intervalos periódicos, pruebas de hermeticidad, direccionalidad de flujo y chequeo del mantenimiento de presiones diferenciales, de modo de detectar con premura cualquier falla en los balances del sistema de ventilación evitando contaminaciones ambientales, en los productos o en los operadores y garantizando la contención del área donde se llevan a cabo los procesos.

Descargar folleto: Pruebas de Humo

 

– CAMPO DE APLICACIÓN
Áreas con generación de polvos, por sus posibles efectos en el operador, las instalaciones, los productos y el medio ambiente. Áreas de Bioseguridad en donde se realizan táreas con agentes biológicos de riesgo para el operador o el medio ambiente.

– PRUEBA DE HUMO
Las pruebas con generación de humo para áreas de contención son una medida cualitativa y sirven para mostrar la dirección de flujo y para verificar la hermeticidad del área en estudio con los equipos del sistema de ventilación mecánica en operación.

– DIRECCIONALIDAD DE FLUJO (Patrón De Humo Del Flujo De Aire)
El Patrón de Humo del flujo de aire debe cumplir con las pautas de contención, es decir debe ingresar a la zona de mayor contención desde una zona contigua de menor contención. Este ingreso de aire debe darse exclusivamente por los accesos de personal o las esclusas de acceso de materiales y equipos.

La prueba de direccionalidad de flujo se lleva a cabo por medio de la generación de humo dentro del área de contención en las zonas de accesos, observando ausencia de filtraciones en las áreas de menor contención. Esta es una prueba cualitativa y dinámica, y consiste en un test visual de detección de fallas en la direccionalidad del flujo de aire por medio de la observación de filtraciones de humo hacia el área de menor contención con los equipos de ventilación mecánica en funcionamiento.

– HERMETICIDAD
Las pruebas de hermeticidad con generación de humo que verifican la integridad de un cuarto de contención, se llevan a cabo para detectar fugas en el perímetro del área y en todos los empalmes, esquinas y penetraciones selladas. Esta es una prueba cualitativa y dinámica que consiste en un test visual de detección de fallas en la estanqueidad por medio de la observación de las filtraciones de humo hacia el área contenida.

La generación de humo en las áreas de mayor presion y la observación de ausencia de filtraciones de humo dentro del área de menor presión o área contenida es una de las formas de verificar la ausencia de fugas y comprobar la hermeticidad del área de contención. El humo es generado puntualmente desde el área de mayor presión en las zonas críticas como ventanas, accesos empalmes, esquinas y penetraciones que sean linderas con el área de menor presión o área contenida. La ausencia de rastros de humo dentro del área de contención indica hermeticidad del área contenida.

 

VERIFICACIÓN DE BARRIDO Y AUSENCIA DE ZONAS SIN ADECUADA VENTILACIÓN
Entendemos como ventilación la sustitución de un volumen de aire, que consideramos indeseable, por otro de mejores características. La renovación de todo el volumen de aire de un recinto o local se lleva a cabo cuando se extrae el aire contaminado generado en uno o varios puntos del ambiente o local y se sustituye por un volumen idéntico de aire limpio libre de contaminantes y de mejores características.

– RECAMBIO DEL AIRE
Para efectuar una renovación ambiental general y una limpieza del área, la cantidad de aire que se recambia en cada caso se hace en función del volumen del local y la actividad desarrollada, esto se conoce como el número de renovaciones por unidad de tiempo. Este proceso de recambio limpia el ambiente con un efecto de barrido que debe ser efectivo en toda el área. Para que la ventilación pueda ser efectiva y eliminar contaminantes del ambiente no deben existir “puntos muertos”, o sea que las corrientes de aire se correspondan con el patrón de diseño de las rejillas de ventilación de suministro y extracción.

– ELIMINACIÓN DE LA CONTAMINACIÓN
El número de renovaciones o recambios es particular para cada tipo de actividad que se desarrolle en cada una de las áreas. Este número de renovaciones debe ser suficiente para suministrar ventilación adecuada para confort o para eliminar contaminación propia del proceso que se esté llevando a cabo. Las Normas Internacionales de Seguridad Química brindan los parámetros de referencia para la mayoría de las sustancias consideradas como contaminantes. Y se deben tener en cuenta estos datos en el momento del diseño de la instalación. El fin de esta prueba es verificar que las cantidades de renovaciones cumplan con las especificaciones de diseño y sean las establecidas por las normas.

– PROCEDIMIENTO
Esta prueba se lleva a cabo inundando con humo el ambiente a verificar manteniendo los equipos de ventilación apagados. Al encender la ventilación se calcula el tiempo de limpieza verificando ausencia de humo por efecto Tindall.

– RESULTADOS
Un área que cumpla con todos los parámetros es un área apta para desarrollar las actividades para las cuales fue diseñada, sin riesgo de inhalación de contaminantes por parte del operador ni de contaminación del producto y que cumple con las normas internacionales de Seguridad y Medio Ambiente.

– CONCLUSIONES
Es imprescindible cumplir con los requisitos de aislamiento y prevención de contaminación controlando el funcionamiento del sistema de ventilación y las instalaciones a fin de prevenir los riesgos de contaminación derivados de la pérdida de hermeticidad o del funcionamiento deficiente de los equipos. Se deben llevar a cabo las pruebas de hermeticidad, direccionalidad de flujo y chequeo de presiones diferenciales, de modo de detectar cualquier falla y evitando contaminaciones en el ambiente, en los productos o en los operadores y garantizando la contención del área donde se llevan a cabo los procesos.

– CERTIFICADO
Se otorga un certificado de aprobación del area en acuerdo a las normas. Este documento certifica que el área cumple con las pruebas de hermeticidad, contención y que el equipamiento está funcionando según las pautas adecuadas de ventilación y prevención de la contaminación.